Facebook Twitter E-mail
Home Artículos Bilingüismo: esa necesidad compulsiva
formats

Bilingüismo: esa necesidad compulsiva

Publicado en [Latina Reverde] el 05.06.2014

Previo a las elecciones de 2003, Esperanza Aguirre jugó, como en otras ocasiones, con la  necesidad compulsiva que sienten las familias de conseguir para sus hijas e hijos la que creen es la mejor educación posible que les prepare para el mundo al que se han de  enfrentar más adelante.  Sin casi presupuesto y con poco profesorado preparado,  se colgó el cartel de «bilingüe» en muchos colegios de primaria. Estos centros, en su mayoría, andaban por aquel entonces con problemas para llenar sus aulas. El «cartel» les trajo la   solución ideal. La escuela concertada no picó el cebo y se apuntó a un «bilingüismo»   menos segregador y que nada tiene que ver con el propio significado de la palabra.

En este momento nos encontramos con alumnado ya en la ESO que procede de centros de primaria bilingües. De los 28 niños y niñas que se matricularon en cada primer curso de primaria, se puede asegurar que no llegan ni al 20% los que han logra do nivel suficiente en el idioma extranjero para estar en las secciones bilingües de los institutos. Para el resto, y después de todo el estrés que les ha supuesto su paso por la primaria bilingüe, les queda el llamado «programa bilingüe» en el que también están matriculados los chicos y chicas de coles no bilingües. Ni sus conocimientos de inglés están muy por encima del  nivel de los no-bilingües (a pesar de haberle dedicado 8 horas semanales frente a las 3 h. de los no-bilingües) ni saben más ciencias naturales o sociales. Lo que sí se nota es su mayor dificultad con la lecto-escritura en castellano por la falta de práctica en todo su vida escolar de primaria.

Durante estos años se ha producido una degradación de las relacio nes intercentros y en el seno de las propias comunidades educativas. En el caso del Programa Bilingüe, confluyen la pretendida libertad de elección de centros, la discutible salubridad social de la competencia entre centros públicos y el miedo al cierre de unidades. Todo junto provocó el ansia inicial de ser centro bilingüe, pesase a quien pesase. Las decisiones en los Consejos Escolares fueron en algún caso complicadas y tuvieron como trasfondo la necesidad de que los centros circundantes no consiguiesen entrar en el programa.

Las pocas evaluaciones realizadas confirman esta disminución del nivel académico del alumnado en algunas áreas. Es curioso que hayamos esta afirmación en un estudio y posterior informe detallado de FEDEA, un conocido think-tank ultra liberal. Su  conclusión es, en la práctica, una evaluación negativa del proyecto porque, más allá de la mejora del nivel de inglés del alumnado, afirma que «nuestros resultados indican que hay un claro efecto negativo en el aprendizaje de la asignatura enseñada en inglés para los niños cuyos padres tienen, como máximo, estudios secundarios obligatorios».

Así mismo, un estudio de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres, Giner de los Rios detectó en 2009 las siguientes situaciones que no han sido en absoluto corregidas:

  • Existe unanimidad en la necesidad de apoyos extraescolares en inglés a cargo de las familias.
  • Hay problema con los alumnos que no se incorporan al programa desde el principio del mismo: repetidores que no son bilingües y se incorporan, obligatoriamente, al programa al repetir, alumnos de escolarización extraordinaria que, generalmente, lo abandonan al poco de incorporarse al centro.
  • Tampoco da respuesta satisfactoria a alumnado con necesidades educativas especiales (ACNEE).
  • No existe una metodología uniforme, varía según los centros, con mejores o peores  resultados.
  • Es notable la falta de recursos humanos y materiales y la disminución progresiva de los mismos. Hay centros que tienen los mismos recursos que cuando iniciaron el programa.

En ocasiones nos encontramos con familias que valoran el sistema bilingüe con una frase aclaratoria: «A mi hijo/hija le va bien». Y es cierto. Que no les quepa ninguna duda que les iría muchísimo mejor en un centro sin segregación por nivel, donde los grupos    tuvieran una ratio aceptable, los apoyos y refuerzos fueran realizados tanto por profesorado de aquí como nativo, y que todos ellos y ellas puedieran acceder a una formación de calidad. Hay alumnado que por no haberse querido someter a la segregación  por nivel de la sección bilingüe, donde tanto la Historia como la Geografía o  las Ciencias Naturales más la Plástica, la Educación Física o incluso la tutoría se dan en inglés, por no haber cedido, repito, se ven obligados a integrarse en aulas donde la ratio de alumnado repetidor, de  necesidades educativas especiales, de compensatoria, o simplemente disruptivo es mucho más alto que en la sección bilingüe con el alumnado seleccionado. Añadiré que cada vez son más las familias que no desean ver a sus hijos o hijas en las secciones bilingües porque el alto nivel de competitividad que se da en estos grupos tiene un efecto muy desmotivador en una gran parte del alumnado; alumnado que en cualquier otro grupo inclusivo obtendría un éxito seguro.

Si el programa bilingüe genera guetos y segregación dentro del propio centro y entre los centros de un mismo barrio según tengan el cartel o no, no podemos decir que este programa sea una mejora para la escuela pública o para el alumando que en ella se  matricula. Es más bien una forma de dividir y enfrentar acabando con la posibilidad de ser una   escuela pública, integradora y de calidad para todo el alumnado.

Durante años se ha tratado de construir, desde infantil y primaria, una escuela pública inclusiva capaz de compensar las diferencias sociales. Con el el bilingüismo se impone una línea pedagógica completamente opuesta. El programa bilingüe excluye a cierto tipo  de alumnado, le impide matricularse o le sugiere que se cambien de centro una vez dentro. Está claramente destinado a dar más oportunidades de aprender una lengua  extranjera a quienes ya vienen a la escuela de familias más favorecidas social y  académicamente. Estas familias sí se pueden permitir el refuerzo académico extraescolar que exige este nivel. Algún día se evaluará seriamente y nos dirán si de verdad, para aprender lengua inglesa era necesario convertir en «marías» a ciertas asignaturas y reducir al mínimo la práctica de nuestra lengua castellana.

Por todo esto tenemos que tener claro que el programa bilingue no es ue necesite ser mejorado es que tiene que desaparecer de raíz.

Texto publicado por LatinaReVerde en el boletín 2014 de la Asociación de Vecinxs de Aluche.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *